Dra. Gládys Polanco Estévez
 
Cirugía Estética y Reconstructiva
 
809.326.2073
 
Reducción

Las mujeres con mamas muy grandes y péndulas pueden experimentar una variedad de problemas médicos causados por el excesivo sobrepeso en forma de problemas que van desde el dolor de espalda y de cuello, y la irritación de la piel hasta deformidades del esqueleto y problemas respiratorios. Los tirantes del sujetador pueden dejar huellas en los hombros. E incluso mamas inusualmente grandes pueden hacer que una mujer o adolescente se sienta extremamente insegura.

La reducción mamaria, técnicamente conocida como mamoplástia de reducción, es un procedimiento diseñado para estas mujeres. El procedimiento reduce la grasa, el tejido glandular y la piel de la mama, haciéndolas mas ligeras, pequeñas y firmes. También puede reducir el tamaño de la areola, la piel oscura que rodea el pezón. El objetivo es dar a la mujer mamas mas pequeñas, con mejor forma y mas proporcionadas con el resto del cuerpo.

Si esta considerando la reducción mamaria, este texto le dará una comprensión básica del procedimiento - cuando puede ayudarle, como se realiza, y que resultados puede esperar -- No puede contestar todas sus preguntas, ya que muchas de ellas dependen de sus circunstancias personales. Por favor pídanos las aclaraciones sobre el tratamiento que no entienda o que se relacionen con su caso particular.

Los mejores candidatos para la reducción mamaria

La reducción mamaria se realiza generalmente para obtener alivio físico más allá de la simple mejoría cosmética. La mayoría de las mujeres que demandan esta cirugía tienen problemas debido a que sus mamas excesivamente grandes y descolgadas restringen su actividad y provocan un gran disconfort físico.
En la mayoría de los casos, la reducción mamaria no se realiza hasta que la mujer esta plenamente desarrollada; sin embargo, puede ser necesaria antes si mamas grandes están causando problemas graves. Las mejores candidatas son aquellas que son lo suficiente maduras como para entender el procedimiento y tienen expectativas realistas sobre los resultados. La reducción mamaria no se recomienda para mujeres que quieran dar el pecho a sus hijos.

 

Toda cirugía conlleva cierta incertidumbre y riesgo

la reducción mamaria no es una operación simple, sin embargo es segura cuando se realiza por un cirujano plástico cualificado. De cualquier manera, como cualquier cirugía, hay siempre posibilidad de complicaciones generalmente leves. Puede reducir su riesgo siguiendo cuidadosamente nuestros consejos antes y después de la cirugía.

El procedimiento deja cicatrices permanentes, aunque queden cubiertas por el traje de baño o el sujetador. (Los problemas de cicatrización y las cicatrices anchas son mas frecuentes en fumadores.) El procedimiento generalmente impide la lactancia ya que la cirugía remueve muchos de los conductos que conducen la leche al pezón. De cualquier manera tanto en este como en otros aspectos es preferible consultar su caso particular con nosotros.

Algunos pacientes pueden experimentar una perdida permanente de sensibilidad en sus pezones. Muy ocasionalmente, el pezón y la areola pueden perder su aporte sanguíneo y experimentar necrosis requiriendo ser reconstruidas posteriormente. Estos problemas suelen ocurrir en mamas particularmente grandes y en pacientes con ciertas condicionantes. Es conveniente que estos riesgos sean particularizados en cada caso.

Planificando su cirugía

En su primera consulta, es importante que discuta sus expectativas con nosotros, y escuche nuestra opinión. Cada paciente tiene sus diferentes puntos de vista acerca de cual es la forma y el tamaño optimo de la mama.

Examinaremos y mediremos sus mamas, y probablemente será fotografiada para tener referencias durante la cirugía y después de la misma. Discutiremos las variables que pueden afectar al procedimiento, como su edad, el tamaño y forma de sus mamas, y las condiciones de su piel. También discutiremos donde debe posicionarse el pezón y la areola; Estas estructuras se elevaran durante el procedimiento, debiendo ser colocadas aproximadamente a la altura del surco submamario.

Le describiremos el procedimiento en detalle, explicándole sus riesgos y limitaciones y las cicatrices que quedaran y su localización. Le explicaremos así mismo el tipo de anestesia utilizado, donde se llevara a cabo la intervención y los costes de la misma.

 

Preparando la cirugía

En algunas ocasiones precisaremos una mamografía previa a la cirugía. También deberá seguir nuestras instrucciones sobre como preparase para la intervención, incluyendo periodos de ayuno en el día de la cirugía, hábitos como el tabaco, la ingesta de determinados medicamentos y vitaminas.
La reducción mamaria no requiere generalmente transfusión sanguínea. Sin embargo en casos excepcionales podríamos recomendarle el realizarle una autotransfusión. De este modo, si se precisase, podríamos usar su propia sangre.
Es importante que esté acompañada durante los primeros días de un adulto responsable, ya que al principio necesitara quien le ayude, hasta que pueda hacer su vida normal.

Donde se realizara su cirugía

La Cirugía de reducción mamaria debe ser realizada en un hospital, y generalmente bajo anestesia general, precisando un ingreso de unos días. La cirugía suele durar de dos a cuatro horas.

Tipo de anestesia

La reducción mamaria casi siempre se realiza bajo anestesia general. Estará dormida durante toda la intervención.

La cirugía

Las técnicas para la reducción mamaria varían, pero la mas común deja una cicatriz alrededor de la areola, que se extiende hacia abajo, y sigue el pliegue submamario. Quitamos el exceso de grasa, tejido glandular y piel, y movemos la areola y el pezón a su nueva posición. Posteriormente se sutura la mama, dándole nueva forma. En ocasiones podemos usar la liposucción para quitar el exceso de grasa de algunas áreas.

En la mayoría de los casos, el pezón permanece con sus vasos y nervios. Sin embargo, si las mamas son muy grandes o péndulas, el pezón y las areolas pueden ser levantados e injertados en una nueva posición. (Esto dará lugar a perdida de sensibilidad en el pezón y en el tejido areolar.)

Las suturas se localizan habitualmente alrededor de la areola, en una línea vertical desde esta hacia abajo, y a lo largo del pliegue inframamario. En algunas ocasiones, se pueden emplear técnicas que eliminan la parte horizontal de la cicatriz. Y ocasionalmente se puede usar solo liposucción para reducir el tamaño, dejando cicatrices mínimas.

Después de la cirugía

Después de la cirugía llevara un vendaje elástico. Un pequeño tubo se coloca en cada mama para drenar sangre y fluidos durante un día o dos. Posteriormente se retiraran los tubos y el vendaje será cambiado por un sujetador de deportes.

Puede sentir molestias durante los primeros días, especialmente al moverse o toser, y algún disconfort durante una semana o dos. Le daremos medicación para disminuir las molestias.

Los vendajes serán retirados un día o dos tras la cirugía, aunque continuara llevando un sujetador deportivo varias semanas, hasta que la inflamación desaparezca. Las suturas serán retiradas en dos semanas aproximadamente.

Si la piel de su mama esta muy seca tras la cirugía, puede aplicarse una crema hidratante varias veces al día. Pero asegúrese de mantener el área de sutura seca. Su primera menstruación tras la cirugía puede provocar que sus mamas se hinchen y molesten.

También puede experimentar algunas molestias subjetivas durante los primeros meses. Así mismo puede esperar alguna perdida de sensibilidad en el pezón y en la piel de la mama provocada por el edema tras la cirugía. Estas se atenúan hacia los seis meses de postoperatorio, y ocasionalmente puede ser permanente.

Volviendo a la normalidad

Aunque puede hacer vida normal en un día o dos, sus mamas molestaran durante una o dos semanas. Debe evitar levantar o empujar cosas pesadas durante tres o cuatro semanas.

Le daremos instrucciones detalladas para reanudar sus actividades normales. La mayoría de las mujeres pueden volver a su trabajo y actividad social normal en dos semanas. Pero debe ser un poco cuidadosa y limitar su ejercicio físico hasta que progresivamente se encuentre recuperada del todo. También debe usar un buen sujetador de deportes para sujetar el pecho.

Es normal una pequeña cantidad de exudado de su herida, y también algunas costras. Si tiene síntomas anormales, tales como sangrado o dolor severo, póngase en contacto con nosotros.

Su nuevo look

Aunque la mayoría de la inflamación desaparece en las primeras pocas semanas, puede pasar de seis meses a un año hasta que sus mamas se estabilicen en su nueva forma. Incluso entonces, su forma puede fluctuar en respuesta a estímulos hormonales, cambios de peso, y embarazo.

Nos esforzaremos para que sus cicatrices sean lo menos visibles posible. Sin embargo es importante recordar que las cicatrices de reducción mamaria son permanentes. Estas frecuentemente se mantienen rojas y endurecidas durante meses, y luego se van atenuando hasta alcanzar eventualmente el estado de líneas blancas. Afortunadamente las cicatrices se colocan en zonas que se ocultan con ropa y trajes de baño normales.

De todos los procedimientos en cirugía plástica, la reducción mamaria es el que permite ver unos cambios en la imagen corporal más rápidos. Pasara de un gran disconfort físico por el tamaño de las mamas a que su cuerpo parezca mejor proporcionado, y la ropa le siente mejor.

La Intervencion

Esta intervención, cuya duración es de 2 a 3 horas, se realiza casi siempre con anestesia local y sedación y en algunos casos con anestesia general.

Durante la primera semana se lleva un vendaje compresivo específico que se cambia por un sujetador tipo deportivo a la semana de la intervención y que debe llevarse durante un mes.

Puede reincorporarse a su trabajo habitual a la semana de la intervención.

Es importante aclarar que este tipo de Cirugía no impide ni altera la lactancia ni la realización de pruebas radiológicas futuras.

Medidas Preoperatorias

Es necesario realizar análisis de sangre y orina preoperatorio y en casos de antecedentes quísticos mamarios una mamografía.
Si está tomando algún tipo de medicación, o si padece alguna enfermedad, debe advertirlo a su cirujano.
No debe tomar ASPIRINAS o derivados de Acido Acetilsalicílico, 15 días antes de la intervención.
Debe lavarse con cualquier jabón antiséptico la zona a intervenir la noche anterior y la mañana de la cirugía.
Si es fumadora, es recomendable dejar de fumar al menos 1 semana antes de la intervención.
No debe tomar alimentos sólidos ni líquidos durante las 8 horas anteriores a la intervención.
No debe llevar ningún objeto metálico durante la operación (anillos, pulseras, pendientes, piercing, etc.)

Cuidados postoperatorios

Es normal que durante los primeros días sienta alguna molestia o hinchazón, que desaparecerán con la medicación que le indique su cirujano.
Deberá llevar un vendaje compresivo durante 1 semana.
En algunos casos es posible que se dejen drenajes durante 24 horas.
No debe mover ampliamente los brazos ni levantar peso durante 1 semana.
Deberá llevar un sujetador tipo deportivo, con cierre delantero y sin aros, durante 1 mes, incluso para dormir.
Deberá recibir masajes de drenaje linfático durante un periodo mínimo de 3 semanas.
Podrá realizar su vida normal en un periodo aproximado de 2 semanas después de la intervención.


 
Todos los derechos reservados ©2012 www.polancoplastica.com | Dra. Gladys Polanco